SINDICATO NACIONAL DE TRABAJADORES DE MECÁNICOS ASOCIADOS (SINTRAMASA) - COLOMBIA

La esclavitud moderna: 270 millones de razones para cambiar el mundo

Por Gelsin Movil Nieves y Miguel Polo Gómez, Presidente y Secretario General

Rebanadas de Realidad - SINTRAMASA, Albania, Guajira, 26/07/11.- La esclavitud no es una fatalidad, sino una monstruosa injusticia ante la que es legítimo rebelarse por todos los medios. Quienes nada tienen que perder más que las cadenas actúan en justicia al rebelarse, porque el derecho a matar al tirano se convierte en deber cuando quienes padecen son los más débiles. Es legítima defensa. "¡Levantaos, esclavos, porque tenéis patria!" No sólo la territorial, sino la de la fraternidad universal.

El dirigente obrero consciente y batallador admite la lucha por las reformas, es decir: por mejoras de la situación material, espiritual y política de los trabajadores que les permitan avanzar en la lucha política por la toma del poder. Pero, a la vez, ese dirigente obrero combate con la mayor energía a los reformistas: los cuales circunscriben directa o indirectamente las aspiraciones y la actividad política de la clase obrera a las reformas. El reformismo es una trampa que la burguesía y los socialdemócratas tienden para engañar a los obreros; para que sigan siendo esclavos, asalariados, pese a algunas mejoras aisladas, mientras subsista el dominio del capital; el cual en nuestro medio lo han presentado como la confianza inversionista.

Cuando la burguesía concede reformas con una mano, siempre las retira con la otra, las reduce a la nada o las utiliza para subyugar a los obreros, para dividirlos, para eternizar la esclavitud asalariada de los trabajadores. Por eso el reformismo, se transforma de hecho en un instrumento de la burguesía y la socialdemocracia para corromper a los obreros y reducirlos a la impotencia. La experiencia de todos los países muestra que los obreros han salido burlados siempre que se han confiado a las reformas burguesas.

Por el contrario, si los obreros han asimilado la doctrina de Marx, es decir, si han comprendido que es inevitable la esclavitud asalariada mientras subsista el dominio del capital, no se dejarán engañar por ninguna reforma burguesa. Comprendiendo que, al mantenerse el capitalismo, las reformas no dejan de ser, instrumentación de dominación, los obreros pugnamos por obtener mejoras y las utilizamos para proseguir la lucha más tesonera contra la esclavitud asalariada. Los reformistas pretenden dividir y engañar con algunas dádivas a los obreros, pretenden apartarlos de la lucha de clase. Los obreros, que han comprendido la falsedad del reformismo, utilizan las reformas para desarrollar y ampliar su lucha de clase.

Cuanto mayor es la influencia de los reformistas en la clase obrera, tanto menos fuerza tienen las luchas de ésta; tanto más, dependen de la burguesía, y tanto más fácil le es a la burguesía de sacar provecho para la profundización de la explotación. Cuanto más independiente de la burguesía es el movimiento obrero, cuanto más amplio es para sus fines clasistas, más desembarazado se ve de la estrechez del reformismo, y con más facilidad consiguen los obreros afianzar sus conquistas.

En Colombia, los reformistas renuncian a nuestro pasado para adormecer a los obreros que nos ilusionamos con cambios sociales, económicos y políticos a través de la lucha de clase.

En el mundo existen más 270 millones de personas que sobreviven en situaciones de esclavitud.

Hay diversos mecanismos de sometimiento a la servidumbre. Uno es el laboral, del cual participan los niños forzados a trabajar en textileras de la India, en minas del Congo o fabricando aceite en Filipinas, o las mujeres de las fábricas de Vietnam, los emigrantes birmanos en Tailandia y los haitianos forzados a cortar caña en República Dominicana, los esclavos en las plantaciones de bananos en Honduras y los subcontratados por fábricas de calzado y prendas deportivas en Camboya; los obreros tercerizados en Colombia al servicio de multinacionales petroleras, mineras y de servicios.

La raíz de la actual esclavitud en nuestro país, obedece a las prácticas del imperialismo, que por medio de sus compañías transnacionales: que no respetan fronteras, ni reconocen ley, ni más orden que sus beneficios económicos. Y todo, con la complacencia y entrega de la burguesía pro imperialista, trayendo sólo pobreza absoluta a zonas cada vez más amplias del planeta, y la explotación sistemática de los más débiles.

"Cuando reflexionemos sobre nuestro siglo XX, no nos parecerán lo más grave los crímenes de los malvados, sino el escandaloso silencio de las buenas personas", escribió Luther King. Es preciso denunciar lo que genera estas nuevas formas de esclavitud: Los esclavos de hoy son producto de la guerra, de los criminales negocios de armas y del narcotráfico, así como de la demencial competitividad de los mercados. Es el resultado de un ultra liberalismo que engañosamente trata de confundir valor con precio y que considera a los seres humanos como mercancías y a las riquezas de la tierra como recursos explotables.

Ante esta situación explosiva, el imperialismo demoniza toda protesta o alzamientos justos de los obreros y el pueblo como actos terroristas. Los excluidos de hoy nos alzaremos y tomaremos por la fuerza lo que nos niega la justicia. Es la ley de la vida en un mundo de gobernantes cegados en su desolada tristeza.

A este estado de esclavitud no escapamos los obreros tercerizados que laboramos en el Cerrejón; desde nuestra organización sindical SINTRAMASA estamos confrontando la arrogancia de la patronal MECANICOS ASOCIADOS S.A., que sobre la base de la explotación inmisericorde de sus trabajadores obtiene ganancias que superan los $20.000 millones de pesos al año, que cobra a la multinacional el Cerrejón DIESIOCHO DOLARES (18) Hora hombre durante 11.5 horas día de trabajo, por máquina de soldadura SETENTA MIL PESOS (70) hora; no invierte un solo peso en la reparación de ningún componente debido que la multinacional Cerrejón suministra los materiales; pero a sus trabajadores por 11.5 horas de trabajo cancela salarios que se equiparan al salario mínimo legal establecido por el estado.

El 22 de julio termino la etapa de arreglo directo entre MECANICOS ASOCIADOS S.A. Y SINTRAMASA, sin que esta empresa realizara una propuesta económica por los salarios de sus obreros, MASA (La Patronal) pretende sacar una convención colectiva de trabajo sobre la base ofrecer únicamente lo que tiene establecido como política corporativa para el conjunto de los trabajadores.

Mientras en el Cerrejón no exista una escala de salarios para los trabajadores subcontratados o tercerizados en el pliego de condiciones de las contrataciones entre la Multinacional y las empresas contratistas el nivel de explotación y humillación de los SEIS MIL (6000) trabajadores será aberrante.

Por todo lo anteriormente expuesto, saludamos con sentimiento clasista el levantamiento de los obreros petroleros en Puerto Gaitán Meta, de los compañeros subcontratados en la Drumond y de todo el pueblo que lucha por medio de la movilización social en procura de mejoras. Ante estos hechos heroicos desde la mina del Cerrejón en nuestra condición de obreros tercerizados vinculados a la empresa MECANISCOS ASOCIADOS S.A. que no hemos podido llegar a un acuerdo laboral con la patronal nos permitimos proponer a este encuentro de obreros tercerizados revivir en la práctica la HUELGA DE SOLIDARIDAD, hacer de nuestra lucha aislada e individual una gran HUELGA en el sector minero energético que permita la solución integral de problemas como: El salario, horas de trabajo, seguridad social y Seguridad Industrial que vivimos los obreros subcontratados del sector minero energético.

Desde este escenario le anunciamos a la empresa MECANISCOS ASOCIADOS S.A., a la multinacional el Cerrejón, que aun en condición minoritaria de nuestra organización sindical SINTRAMASA tomaremos el ejemplo digno de los obreros petroleros que laboran para Pacific Rubiales en Puerto Gaitán Meta y optaremos por la huelga, pues, "NO TENEMOS NADA QUE PERDER MAS QUE LAS CADENAS Y GRILLETES QUE NOS ATAN A LA ESCLAVITUD DE MECANISCOS ASOCIADOS S.A. Y LA MULTINACIONAL EL CERREJON."

El presente material se edita en Rebanadas por gentileza de Edilberto Contreras Hernández, Secretario de Información y Prensa de la CUT Guajira